Enseñar desde casa: kit de herramientas para la enseñanza digital

Teach from Home - A Digital Teaching Toolkit

La enseñanza a distancia o desde casa forma parte del futuro más inmediato de la educación. Ya se opte por la docencia sincrónica (en tiempo real) o asincrónica (en diferido), la enseñanza y el aprendizaje remotos se abren camino en el siempre cambiante paisaje de la educación. Gracias a las herramientas que facilitan, entre otras tareas, la preparación de las lecciones, las entregas de tareas o el almacenamiento y uso de recursos en línea, la posibilidad de conectar a docentes y alumnos a través del entorno online es más factible que nunca. Y es que, ya se trate de programas gratuitos y fácilmente accesibles o de complejas plataformas oficiales, existen múltiples soluciones para los problemas de la enseñanza a distancia.

Obtenga información detallada para elegir las herramientas más apropiadas en cada aspecto de la docencia desde casa. Descubra también una de nuestras soluciones más recomendadas para la actividad didáctica: myViewBoard.

Enseñar desde casa es un auténtico desafío para los docentes más habituados a impartir sus clases de manera presencial. Por fortuna, existe un creciente abanico de recursos digitales que facilitan notablemente el tránsito desde la docencia tradicional hasta la enseñanza a distancia parcial o total.

Las herramientas tecnológicas de reciente aparición cubren cualquier aspecto del trabajo docente, desde la preparación de lecciones y tareas hasta la puesta en marcha de diferentes modelos de enseñanza, por no hablar del almacenamiento y uso de recursos didácticos.

¿Quiere conocer más sobre la educación a distancia? ¿Qué es la educación a distancia? ¿Por qué es tan importante?

Lecciones sincrónicas y asincrónicas

Para poder ejercer la docencia remota de manera efectiva, es necesario concretar cómo y cuándo accederán los estudiantes a cada lección. Aunque los diferentes tipos de aprendizaje a distancia pueden combinarse según las circunstancias, los docentes tienen que decidir si prefieren la enseñanza sincrónica o la asincrónica.

La docencia sincrónica se da, esencialmente, cuando los procesos de enseñanza y aprendizaje discurren al mismo tiempo, esto es, cuando el docente y el alumno están realizando sus tareas a la vez. Se trata de la réplica más exacta de la docencia en las aulas físicas. El profesor imparte su lección ante los estudiantes que están presentes en las mismas instalaciones.

La docencia asincrónica, en cambio, permite que el profesor y el alumno no participen en el proceso de enseñanza y aprendizaje al mismo tiempo. Este modelo docente suele apoyarse en vídeos previamente grabados, textos y materiales seleccionados por el profesor, revisiones del trabajo con posterioridad a su realización y evaluación automatizada.

¿Qué modelo es mejor? Lo cierto es que no existe una respuesta totalmente válida, puesto que cada sistema será más o menos útil dependiendo de su finalidad y de las herramientas utilizadas. En cualquier caso, siempre resulta positivo combinar ambas versiones. La proporción de uno u otro modelo es cuestión de preferencias por parte de los profesionales, pero siempre es recomendable incluir actividades en tiempo real, así como tareas preparadas de manera asincrónica. De este modo, los alumnos tendrán mayores facilidades para conectarse y aprender de manera significativa. Además, las grabaciones de pantallas convierten las lecciones en vivo en vídeos para el aprendizaje asincrónico.

Por supuesto, la elección de las herramientas más apropiadas y su correcta utilización son igualmente relevantes para el éxito de cualquier modelo.

Cómo configurar una estación de enseñanza

Para enseñar desde casa de manera verdaderamente eficaz, es imprescindible disponer del equipamiento necesario. Esto incluye, como mínimo, los siguientes elementos:

  • Un ordenador
  • Conexión a internet estable
  • Una pantalla secundaria (una pantalla táctil o tableta, preferentemente)
  • Micrófono y videocámara para impartir y/o grabar lecciones en vivo.

Esta es la infraestructura mínima para llevar a cabo la docencia a distancia. No obstante, un cuaderno de notas podría reemplazar la pantalla táctil, al tiempo que una pizarra digital resultaría todavía más útil. De igual modo, es posible que el micrófono y la videocámara disponibles en el ordenador sean suficientes para trabajar con comodidad. Algunos profesores prefieren emitir pases de diapositivas o imágenes mientras imparten la lección, por lo que no necesitan ningún otro material físico adicional.

Sea como sea, los elementos mínimos son el audio y el vídeo, así como dejar el suficiente espacio en la pantalla para poder trabajar con agilidad con las diferentes herramientas elegidas.

¿Por qué usar pantallas dobles para la docencia a distancia?

Muchas de las herramientas que encontrará a continuación ocupan bastante espacio en la pantalla. Algunas de ellas cuentan con un doble espacio para el profesor y los alumnos, a fin de garantizar una interacción lo más fluida posible. Es por ello que sería preferible que ambos espacios se encuentren en la misma pantalla.

Por otro lado, la disponibilidad de software para las pizarras digitales propicia que estos recursos sean muy aconsejables para los docentes, ya que podrían utilizar un monitor táctil de gran tamaño (ver más abajo). Con esta herramienta, es posible realizar una transición más natural de la pizarra clásica del aula a la enseñanza online.

Conviene precisar, eso sí, que no es imprescindible que ambas pantallas sean del mismo tamaño, dado que estas tienen aplicaciones distintas. Un monitor junto con un ordenador portátil es más que suficiente para sacar el máximo partido de las herramientas digitales modernas. Es más, incluso una única pantalla ultraancha podría valer. Lo importante es disponer de espacio para poder acometer diferentes acciones sin necesidad de estar cambiando continuamente de vista.

¿Se está preguntando cuál es el secreto para disfrutar de más espacio en la pantalla? Monitores ultraanchos vs. monitores duales: ¿cuál es la mejor instalación?

Nuevamente, ¿por qué una pantalla táctil?

La presencia de una pantalla al frente de cualquier clase ha sido una constante a lo largo de la historia, ya se tratara de pizarras convencionales, proyectores o modernas pantallas interactivas de escaso grosor. Y es que, pocas dudas caben sobre la utilidad de este recurso para la actividad docente.

Sin embargo, pocos hogares disponen de espacio suficiente como para albergar una de estas pantallas, ya sea analógica o digital. Las versiones más compactas, como los teléfonos móviles, las tabletas o los monitores portátiles, son muy funcionales, pero pueden resultar demasiado pequeñas para permitir un trabajo cómodo, por ejemplo, tomando notas. Un monitor con pantalla táctil destaca como el punto de referencia perfecto para que los profesores impartan sus clases desde casa.

Cómo preparar clases digitales

Planificar clases digitales no tiene por qué ser muy diferente de la preparación de clases convencionales. Tanto en una como otra modalidad, el docente debe establecer sus objetivos de aprendizaje específicos, administrar los materiales necesarios y fomentar el esfuerzo de los alumnos, transmitiéndoles, asimismo, las correcciones pertinentes. La única diferencia radica en la forma en que los contenidos llegan hasta los alumnos y la interacción con estos.

Métodos tradicionales

Dependiendo de su volumen de trabajo habitual, es posible que no tenga que acometer ningún cambio en la preparación de sus clases. Si ya está acostumbrado a trabajar con pizarras digitales o utiliza regularmente material didáctico complementario, los cambios necesarios serán mínimos. La mayoría de lecciones se prepararán de igual manera para ambos modelos de enseñanza.

No obstante, aquí va un pequeño consejo profesional para los maestros que gustan de ceñirse a sus métodos tradicionales de probada eficacia: prepare sus clases un poco más. Al no tener que afrontar ninguna transición entre las diferentes actividades y no sufrir interrupciones durante las sesiones, muchos docentes se encuentran con que sus lecciones se completan mucho más rápido de lo que esperaban.

De igual manera, los profesores también encuentran algunas dificultades para “improvisar” en línea, por lo que disponer de recursos complementarios puede evitar que tanto el profesor como los alumnos se queden en “blanco”. Llegado el momento, es posible que no necesite este material. Pero mejor tenerlo al alcance de la mano.

Evidentemente, si usted es ya un maestro experimentado y considera que su manera de impartir clase funciona en cualquier circunstancia, adelante. Actualice su metodología únicamente si lo desea o lo necesita (siga leyendo las siguientes secciones, quizá encuentre algo que le interese).

LESSON PLANNING - TEACH FROM HOME

Soluciones Cloud

Para los profesores con conocimientos avanzados de nuevas tecnologías, las aplicaciones de los diferentes sistemas para la preparación de clases en línea son muy interesantes. Si además se le añade la circunstancia de tener que dar clase desde casa, la utilidad se convierte en necesidad. Un buen sistema de planificación de lecciones en línea debería incluir, por tanto, el mayor número de funciones posible:

  • Fácil organización de apuntes y contenidos para la enseñanza
  • Compartir programaciones e ideas entre compañeros
  • Sets de recursos incorporados
  • Posibilidad de reutilizar las clases grabadas (en vivo o en diferido).

Idealmente, el software de preparación de clases también debería contar con una versión móvil para poder aprovechar la versatilidad de estos dispositivos, así como realizar pequeños ajustes cuando le venga la inspiración. Conviene comprobar igualmente que el software de planificación de lecciones sea compatible con el resto de herramientas digitales, especialmente con el servicio de almacenamiento en la nube.

Si su escuela todavía no ha implementado un software de preparación de clases basado en la nube, puede hacer uso de sistemas tan populares como Planboard Planbook. Ambos programas ayudan a los profesores a organizar mejor su día a día y a evitar sobrecargas de trabajo, disponiendo de versiones gratuitas para docentes individuales. También puede consultar las ofertas existentes en Teachers Pay Teachers, la mayoría de las cuales se sirven de recursos en línea como Google Calendar o Excel.

Recursos adicionales

Mientras se prepara una clase a distancia, siempre es una buena idea hacer acopio de algunos recursos didácticos complementarios. Posiblemente, necesitará utilizar materiales diferentes, que pueden incluir recursos para el aprendizaje autodirigido como juegos y actividades en línea. También podrían consistir en herramientas de aprendizaje asistido por vídeo, que los estudiantes pueden utilizar para repasar. Una posibilidad algo más creativa es la de hacer servir recursos como WikipediaYouTubeStitcher o cualquier otra plataforma de contenido de referencia en línea.

También es posible fomentar la creatividad entre el alumnado mediante herramientas de arte online que los estudiantes pueden utilizar para producir y compartir sus propios materiales digitales.

Para acceder a una lista exhaustiva de recursos gratuitos, pinche aquí. Y para agregar los mejores contenidos audiovisuales, pruebe myViewBoard Clips.

Cómo dar clase eficazmente desde casa

Cuando llega el momento de impartir una lección, los docentes disponen de una gran cantidad de herramientas, desde completos ecosistemas de aprendizaje en línea hasta redes de servicios complementarios. Más allá de la tipología de los sistemas que se utilice, posiblemente siempre serán necesarias algunas funciones básicas.

Pizarras digitales

Las pizarras digitales son equipos de software que emulan y amplían las funciones habituales de las pizarras convencionales. Este recurso es muy familiar para los alumnos y docentes y facilita y acorta la transición de las clases presenciales a las digitales, al tiempo que los maestros disponen de múltiples opciones para interactuar con la pizarra. Incluso si todavía no ha incorporado las funciones en línea más avanzadas, una pizarra digital empleada como su versión analógica sigue siendo de gran utilidad.

Un buen software de pizarra digital debe presentar las siguientes características básicas:

  • Posibilidad de dibujar, escribir y tomar notas
  • Función de grabación de pantalla y voz
  • Funciones de importación y exportación de recursos multimedia
  • Facilidad para integrarse con otras aplicaciones comunes

Aulas virtuales

Un aula virtual es otro paso decidido hacia el pleno aprovechamiento de las posibilidades del aprendizaje a distancia. El aula virtual es uno de los recursos en línea que guardan una mayor similitud con el funcionamiento habitual de un aula física. Estos espacios digitales posibilitan interacciones en tiempo real entre docentes y alumnos (y, si procede, entre los propios estudiantes).

A continuación, se detallan algunas de las particularidades que debe cumplir un aula virtual:

  • Chat y retransmisiones en vivo
  • Compartir pantalla
  • Compartir archivos
  • Gestión de la participación en línea

TEACHING - TEACH FROM HOME

Comunicación por vídeo

Las comunicaciones por vídeo o videoconferencias constituyen una parte esencial en cualquier modelo de enseñanza a distancia, muy especialmente en lo que respecta a las interacciones en vivo entre el profesorado y el alumnado. Es un recurso que mantiene el contacto humano. Evidentemente, podrían apuntarse diferencias entre las retransmisiones en vivo y las videoconferencias propiamente dichas, si bien cada uno de los recursos ayuda a mantener esa conexión entre las partes.

En la actualidad, la mayoría de los servicios de chat y mensajería instantánea permiten abrir un vídeo-chat. Algunos, de hecho, dan la opción de crear vídeo-chats grupales. No obstante, para sacarle el máximo partido a las clases a través de las pizarras digitales, aulas virtuales y la comunicación por vídeo, recomendamos utilizar myViewBoard.

Reparto y recopilación de tareas

Buena parte del proceso de enseñanza consiste en la supervisión por parte del profesor del trabajo de los alumnos con diferentes materiales de refuerzo. En el contexto de una clase convencional, estas tareas pueden consistir en hojas de papel, objetos, libros o juguetes didácticos. Todo ello puede complementarse con materiales online y su gestión a través de diferentes aplicaciones en línea.

La enseñanza a distancia es muy diferente. Resulta sumamente tentador pensar que la educación remota presenta más limitaciones, pero esto está muy lejos de la realidad. Es cierto que no hay material didáctico con soporte físico, pero esta ausencia está claramente compensada por la mayor abundancia de herramientas digitales. Los profesionales de la educación con unos mínimos conocimientos tecnológicos pueden encontrar aquí una auténtica mina para llevar a cabo su trabajo.

Almacenamiento en la nube

Todos los usuarios con acceso a internet tienen igualmente garantizado el acceso gratuito al almacenamiento en la nube. La mayoría de los proveedores de internet ofrecen cuentas Cloud gratuitas que incluyen entre 5 GB y 15 GB de espacio de almacenamiento gratuito. Guardar archivos y documentos de clase en la nube es una forma excelente de hacer copias de  seguridad, así como de compartir materiales didácticos y tareas.

No obstante, dado que se trata de productos de uso generalizado, la organización de los recursos disponibles en este espacio corresponden por completo al profesor. Las herramientas están ahí pero deben gestionarse con acierto.

SAVING AND DISTRIBUTING RESOURCES - TEACH FROM HOME

Social Media y aplicaciones de mensajería instantánea

Las redes sociales son muchas veces infravaloradas como medio para distribuir y recopilar las tareas realizadas por el alumnado. Sin embargo, su utilidad para cumplir este trámite está fuera de toda discusión, al tiempo que facilita que los estudiantes se mantengan siempre conectados a clase. Es cierto que, en sus primeros compases, las redes sociales no eran tan versátiles en este sentido. En los últimos tiempos, sin embargo, muchos de estos canales pueden utilizarse como herramientas de comunicación e interacción en contextos educativos, sobre todo las que poseen sistemas de mensajería instantánea. Aprenda más sobre el potencial de las redes sociales para el aprendizaje en línea aquí.

Más específicamente, conviene poner el foco sobre las redes sociales populares que ya incluyen aplicaciones de mensajería en línea. Crear grupos de MessengerWhatsApp, o cualquier aplicación equivalente es una excelente manera de mantener el contacto con los alumnos. Algunas de estas plataformas también permiten adjuntar archivos e incluso realizar chats en vídeo o con voz en vivo. Estos servicios pueden volverse disfuncionales a medida que las clases van aumentando en tamaño, pero son gratuitos y su uso resulta muy familiar tanto para los alumnos como para los profesores.

Aplicaciones de productividad

En aras de facilitar el intercambio de ideas y materiales en línea, la educación puede servirse de diferentes herramientas comerciales (lo cual también contribuirá a mejorar la cultura tecnológica del alumnado). Muchas aplicaciones de productividad pueden ofrecer resultados muy interesantes en contextos educativos, aprovechando sus posibilidades para la comunicación, el almacenamiento de tareas o el uso compartido de archivos. La mayoría son gratuitas o muy económicas, por lo que están al alcance de un alto porcentaje de los usuarios.

Un ejemplo muy elocuente es el de Slack. Esta herramienta resulta ideal para mantener debates en grupo moderados por los docentes, así como para crear grupos de trabajo y promover el uso compartido de archivos. La aplicación se integra a la perfección con otras plataformas de calendario y seguimiento de tareas, permitiendo el trabajo por plazos o fechas límites de entrega. Algunos consideran incluso Slack como una seria alternativa a un LMS, aunque determinadas funciones serán más significativas si se utiliza una plataforma específica de aprendizaje. Y si Slack no le parece interesante para sus clases en línea, hay otras muchas formas de mejorar la comunicación y la interacción en línea. Revise esta lista para inspirarse.

Integración LMS

Un sistema de gestión del aprendizaje en línea (LMS) es un software que se utiliza para administrar la mayor parte de los aspectos relacionados con la educación a distancia. Aunque su uso suele limitarse todavía a los entornos profesionales, un LMS puede ser un recurso muy útil para la educación en general. Este software permite entregar materiales del curso, en vivo o previamente grabados. También puede utilizarse como canal de comunicación y distribución de tareas, fomentando una relación bidireccional y el intercambio de archivos.

Dependiendo del sistema utilizado, un LMS puede basarse en la nube, instalarse en una red local, descargarse una aplicación de escritorio o una aplicación móvil, o combinar algunas de estas opciones. Por ello, si está buscando un sistema solvente para dar un carácter más formal a la enseñanza a distancia, configurar un LMS puede ser la solución más completa.

Y si está buscando un LMS, no deje de observar lo siguiente:

  • Todos los datos: para ayudar a los estudiantes a aprovechar al máximo las posibilidades del aprendizaje en línea, es importante que su progreso pueda medirse con datos objetivos. Una mirada imparcial a estos datos no solo servirá para apuntar aspectos de mejora, sino que también ayudará a los profesores a mejorar su praxis docente.
  • Capacidad de respuesta:en la educación moderna, no es una buena idea limitar el alcance de un LMS a un único tipo de dispositivo. Este sistema puede funcionar perfectamente en varios dispositivos. Por ello, conviene prestar atención al diseño del LMS para asegurarse de que los alumnos puedan acceder a sus posibilidades desde cualquier lugar y en cualquier momento. El diseño responsive es básico en este sentido.
  • Fácil manejo:aunque es posible que muchos de los estudiantes actuales sean ya nativos digitales, eso no significa que tengan paciencia a la hora de familiarizarse con una aplicación. Consecuentemente, conviene que el LMS presente una buena interfaz de usuario y facilite el trabajo de los alumnos.
  • Soporte técnico:incluso los mejores sistemas presentan sus propias limitaciones y pueden superar los conocimientos de los usuarios. Los profesores no tienen por qué ser expertos informáticos y ello obliga a que el LMS implementado disponga de un buen servicio técnico y cuente con posibilidades de formación y/o información para los usuarios.
  • Evaluación:los exámenes no tienen por qué ser el fin último de la educación, pero es evidente que deben realizarse ciertas pruebas diagnósticas para asegurar que el proceso de aprendizaje marcha correctamente. El LMS debe facilitar esta tarea y contar con opciones para proporcionar comentarios detallados sobre los resultados educativos de los estudiantes.
  • Gamificación:todos los sistemas de aprendizaje deben incluir algún elemento lúdico. Cualquier recurso de este tipo, desde juegos integrados en las plataformas hasta sistemas de reconocimiento y premios, puede suponer un interesante aliciente para los estudiantes, que estarán más motivados para aprender y mejorar.
  • Colaboración:para aprovechar al máximo un LMS, este debe ser un centro de aprendizaje integral en el que los alumnos pueden tomar parte en clases o interacciones entre iguales. La colaboración debe estar asegurada para compensar la falta de interacción presencial entre los estudiantes.

¿Quiere aprender más sobre cómo aprovechar las posibilidades de un LMS? Esta es su guía más completa.

Conclusiones sobre la educación a distancia

Enseñar desde casa es muy diferente respecto a la docencia presencial en el aula. Posiblemente, este modelo educativo nunca podrá reemplazar por completo a la enseñanza convencional. Con todo, las posibilidades tecnológicas modernas permiten que la enseñanza en línea sea mucho más accesible y arroje resultados más significativos, gracias al correcto uso de un amplio abanico de herramientas digitales. Nos encontramos en el umbral de un nuevo paradigma educativo que concede al aprendizaje a distancia un peso mayor (o, al menos, a la combinación entre enseñanza presencial y online).

Ya se intuye en el horizonte una nueva definición de los sistemas educativos, así que conviene mantenerse en vanguardia para aprovechar al máximo las posibilidades de estas nuevas realidades, sirviéndose de las herramientas más avanzadas para impartir la docencia a distancia.

Sin duda, las mejores herramientas para trabajar con pizarras digitales, aulas virtuales y grabar lecciones en línea es myViewBoard. Descubra ahora myViewBoard.