Pizarras en línea y virtuales: Pensamientos de 3 oradores de Bett

Las pizarras en línea, o pizarras virtuales, son herramientas educativas comunes que hacen que las funciones de la misma estén disponibles en cualquier lugar con una conexión a Internet. Aquí hay algunas ideas de tres expertos en el campo, que incluyen algunos desafíos y consejos para maximizar los beneficios de esta tecnología. Lea las opiniones de los tres expertos a continuación para aprovechar al máximo las pizarras en línea en su lección.

Las pizarras virtuales y en línea están aquí.

En las últimas décadas, el aula promedio ha visto un cambio de las tecnologías analógicas a las digitales.

De las pizarras de tiza a las pizarras digitales (incluido ViewBoard de ViewSonci), y de las computadoras portátiles a las tablets, ha quedado claro que el tejido educativo mismo ha tenido que adaptarse a los tiempos con el fin de mantener a los alumnos comprometidos y bien formados.

Además, estas tecnologías no solo mantienen a los estudiantes en un buen nivel, sino que también tienen el potencial de ofrecer más oportunidades de las que jamás imaginamos.

Con el fin de obtener perspectivas de los saben, hablamos con tres personas que hablaron el BETT Show en 2018. Aquí exploraremos sus opiniones sobre tecnología en el aula, en particular con respecto a las pizarras en línea o virtuales.

Neil Rickus

Neil Rickus

Neil Rickus es asesor en tecnologías en la educación y exdocente. En calidad de influenciador en las redes sociales, respondió las preguntas siguientes.

¿Qué es una pizarra virtual o en línea y qué significa para usted?

Para mí, una pizarra virtual o en línea es una gran manera de compartir contenido con los niños, que se puede modificar en tiempo real. Por ejemplo, varios niños podrían estar todos agregando sus ideas a la pizarra, y luego el docente puede comentarlas y dar su opinión adecuada. Dado que el contenido puede tener una variedad de orígenes, los alumnos pueden elegir compartir imágenes, audio y video para mejorar la calidad de su trabajo. Muchas pizarras virtuales o en línea permiten al usuario crear un video narrado a medida que agregan contenido y manipulan los objetos en pantalla. Posteriormente, el video puede compartirse con un público más amplio para demostrar el aprendizaje de los alumnos.

Finalmente, el uso de una pizarra virtual o en línea ayuda a los niños a acostumbrarse a usar la tecnología para comunicarse de manera apropiada en un entorno público. Ya que otras personas pueden ver los comentarios, las anotaciones y la narración, los alumnos deben prestar especial atención al lenguaje que utilizan, además de asegurarse de que los demás los entiendan con facilidad.

¿Cuáles son los desafíos asociados a las pizarras virtuales o en línea?

Hay una serie de cuestiones a tener en cuenta antes de implementar pizarras virtuales y en línea en el aula. Algunas de estas áreas se indican a continuación, junto con algunas posibles soluciones y otros aspectos a tener en cuenta.

Creación de recursos externos

Dado que el software para pizarras virtuales o en línea suele ser nuevo dentro de un centro educativo, a menudo es necesario producir recursos adicionales para el uso en clase. Sin embargo, hay cada vez más una gama de contenidos, como presentaciones y elementos interactivos, que están disponibles gratis en línea, tales como los TES, los foros en línea para docentes y sitios web de temas concretos, como el área de recursos de CAS (computación en las escuelas). Dado que el software de las pizarras con frecuencia puede manejar medios en una amplia variedad de formatos, el contenido de diferentes orígenes se puede combinar fácilmente en una única presentación. Debe tenerse cuidado para asegurar los recursos usados sean adecuados para los niños de su clase y estén personalizados para sus necesidades.

Acceso limitado a dispositivos

Si se va a acceder al contenido mediante la tecnología dentro del aula, es importante que los dispositivos están disponibles fácilmente y, cuando sea posible, formen parte de las experiencias cotidianas de los alumnos. Donde no exista una provisión individual de dispositivos, puede ser necesario reservar los dispositivos por adelantado y trabajar con el personal y los alumnos, como Digital Leaders, para que estén cargadas y funcionen según lo previsto. Cuando se comparten dispositivos, suele ser provechoso asignar roles a los niños en la máquina o asegurar que el tiempo frente a los dispositivos de entrada sea equitativo. Muchos centros educativos están invirtiendo cada vez más en dispositivos individuales, como Chromebooks, para permitir que haya disponible tecnología adicional para los alumnos dentro del aula, más allá de la pizarra digital central, de manera rentable.

La naturaleza voluble de la tecnología

Al implementar tecnologías de pizarra virtual y en línea, es importante tener en cuenta no solo el costo de los dispositivos, sino también la infraestructura dentro del centro. Por ejemplo, puede ser necesario actualizar los puntos de acceso inalámbricos o la infraestructura de red para afrontar el aumento del uso de la tecnología, que debe tenerse en cuenta al poner en práctica una solución. Si bien esto puede tener un costo significativo, es probable que afecte al uso de otras tecnologías en el centro y aumente las oportunidades de comunicación y colaboración.

¿Qué prácticas pueden maximizar el éxito al utilizar pizarras en línea o virtuales?

Para obtener el máximo provecho de la implementación de una solución de pizarra virtual y en línea, hay una serie de factores a tener en cuenta, como se detalla a continuación:

Lecciones interactivas

Si bien las pizarras virtuales y en línea podrían usarse simplemente para mostrar el contenido en los dispositivos de los alumnos, el software, como ViewBoard de ViewSonic, permite a los niños grabar sus propias ideas y compartirlas fácilmente con el resto de la clase. Esto podría ser a través de compartir el contenido de su pantalla tanto en la pantalla principal al frente del aula como en otros dispositivos en el salón, o podría contribuir a un espacio compartido y colaborativo, que pueda examinarse de nuevo más tarde. Esto es sumamente beneficioso como evaluación de una herramienta de aprendizaje, ya que permite al docente y a los alumnos revisar sus trabajos anteriores a medida que avanza el tema.

Contenido entretenido para los alumnos 

El software de las pizarras virtuales y en línea tiene una serie de herramientas integradas que permite atraer a los alumnos hacia la tarea en cuestión. En general, estas incluyen objetos animados, como caracteres que se mueven, que pueden interactuar con otros objetos en la pantalla. Además de esto, el contenido multimedia, incluidos videos de YouTube, puede importarse al software, como ViewBoard de ViewSonic, y mostrarse en un momento adecuado de la lección. Siempre que sea factible, el contenido debe relacionarse con los intereses de los alumnos para motivar la participación.

Reglas de procedimiento

Dependiendo de la edad de los alumnos y su experiencia en el uso de la tecnología en el aula, puede ser necesario trabajar juntos como grupo para dar orientación adecuada sobre cómo contribuir durante las actividades en la pizarra. Esto puede estar vinculado a la seguridad electrónica del centro educativo, y el plan de estudios de alfabetización digital debe ser apropiado para la edad y accesible a todos. Con esto en mente, el profesor debería ser capaces de gestionar [más fácilmente] las interacciones para garantizar que todos los alumnos pueden contribuir a los debates en línea.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las pizarras en línea o virtuales?

Ventajas

  • Varios alumnos pueden crear contenido a la vez
  • Los docentes pueden hacer devoluciones en línea
  • Los alumnos pueden usar herramientas de narración para explicar su trabajo

Desventajas

  • Los alumnos pueden pasar grandes períodos frente a dispositivos electrónicos
  • Puede que sea necesario actualizar la infraestructura de red para manejar una comunicación eficiente y en tiempo real
  • Los alumnos pueden necesitar orientación sobre el comportamiento apropiado en línea
Dra. Neelam Parmar

Dra. Neelam Parmar

La Dra. Neelam Parmar es directora de eLearning para escuelas primarias y secundarias. En calidad de influenciadora en las redes sociales, respondió las preguntas siguientes.

¿Qué es una pizarra virtual o en línea y qué significa para usted?

Las nuevas pizarras multiinteractivas en línea han ganado popularidad en los últimos años. Surgieron a partir de las pizarras tradicionales, que, aunque habían una gran promesa para la interacción entre alumnos y docentes, suelen usarse como pantallas de proyección glorificadas. A menudo descritas como una herramienta de aprendizaje en el aula en su totalidad, los centros educativos han descubierto cómo las nuevas pizarras en línea son herramientas eficaces para mejorar el aprendizaje, la comunicación y la colaboración.

Algunos casos eficaces en las aulas de hoy demuestran cómo los docentes han utilizado las nuevas pizarras interactivas para estimular las competencias en equipo y pruebas de ortografía a través de aplicaciones interactivas como Squeebles o Kings of Maths. Los alumnos disfrutan de pasar al frente de la clase y participar en competencias unos con otros. A través del aprendizaje lúdico, y apoyada por el uso de pizarras interactivas, las investigaciones muestran que cuando los niños participan en actividades prácticas, también se activa su cerebro y es cuando aprenden más eficazmente (aprendizaje experiencial).

¿Cuál es una buena estrategia de aprendizaje asociada con las pizarras en línea o virtuales?

Las pizarras virtuales o en línea han encontrado su lugar en el aula, y los centros educativos han descubierto que son herramientas eficaces para mejorar y acelerar la alfabetización digital de los alumnos. En colaboración con las pantallas multiinteractivas en línea en la clase, las aplicaciones virtuales funcionan mano a mano para compartir información e ideas, con mayor participación y colaboración, y una retroalimentación mejorada. Como cualquier herramienta, las pizarras virtuales solo serán eficaces si se usan con sentido, tanto en lo que respecta a la enseñanza como al aprendizaje.

Con el fin de participar plenamente en la comunidad global de hoy, los centros educativos buscan ofrecer nuevas oportunidades para sus alumnos. Junto con algunas de las formas más nuevas de pizarras virtuales, hay una serie de formas innovadoras de integrar el modelo de las 5 C + 1, que incluye lo siguiente:

  • Creatividad
  • Comunicación
  • Colaboración
  • Pensamiento Crítico
  • Ciudadanía
  • Conexión

¿Qué prácticas pueden maximizar el éxito al utilizar pizarras en línea o virtuales?

Participar en la colaboración virtual

Las pizarras en línea permiten al docente y a los alumnos colaborar en debates abiertos en el aula. Por ejemplo, el uso de Google Earth no solo puede ayudar en clases de geografía, sino prácticamente en todas las materias, puede ser útil para explorar en lecciones de historia para estudiar las diferentes culturas, civilizaciones, lenguas, etc. Al reflejar los dispositivos individuales en la pantalla interactiva, la aplicación GeoGuessr es muy útil, ya que un usuario puede viajar alrededor del mundo usando tecnología de vista de calle y adivinar dónde está. Las pizarras en línea animan a los alumnas a trabajar juntos en el aula, a desarrollar sus ideas y les permiten vivir nuevas experiencias virtuales que antes no eran posibles.

Poner énfasis en la ciudadanía responsable

Estamos en un momento donde las pizarras interactivas multitáctiles ofrecen la fusión del espacio físico y virtual, lo que genera nuevas oportunidades para los propósitos de la enseñanza y del aprendizaje. El uso de BaiBoard (que es gratuita) es altamente productivo para dirigir sesiones grupales en las que conjuntos de participantes puedan comunicarse unos con otros y actualizar el material en la aplicación al mismo tiempo. Permite compartir entre el iPad y el navegador para que los alumnos puedan participar desde cualquier lugar y comunicarse en tiempo real. Esto ofrece un nuevo nivel de ciudadanía digital en el cual el aprendizaje entre pares tiene prioridad sobre los espacios de aprendizaje individuales compartimentados.

Participar en métodos de retroalimentación creativa

Ser capaz de capturar la lección, guardarla y reproducirla para los estudiantes es una bendición para ofrecer un aprendizaje flexible a los alumnos. Con las nuevas pizarras interactivas de ViewSonic y el software integrado, los docentes ahora tienen la opción de grabar las experiencias de aprendizaje de sus alumnos y permitir la edición en pantalla, donde pueden escribir, dibujar y arrastrar elementos multimedia. Al trabajar de manera interactiva con unidades de disco en la nube y YouTube, la nueva funcionalidad permite grabar la pantalla en vivo y hacer anotación en los debates. Esto puede ayudar a personalizar la experiencia de aprendizaje del estudiante y ofrecer nuevos modos de comprensión crítica que va más allá de las paredes del aula.

Nicole Ponsford

Nicole Ponsford

Nicole Ponsford es asesora en tecnologías en la educación y exdocente. En calidad de influenciadora en las redes sociales, respondió las preguntas siguientes.

¿Qué es una pizarra virtual o en línea y qué significa para usted?

El plan de estudios de la escuela moderna es una bestia en constante desarrollo.

Todos somos conscientes de cómo las discusiones políticas, académicas y pedagógicas acerca de los planes de estudio de la escuela moderna parecen lanzarse al futuro en un momento y al pasado prehistórico al siguiente. Lo mismo puede decirse de la evolución de las herramientas de enseñanza, como la pizarra digital, desde su pasado analógico, pasando por su futuro digital, hasta las dificultades que rodean la disponibilidad y la escasez.

Este espectro puede resumirse como las consecuencias de último momento de los puntos de referencia mundial (como la OCDE y PISA) para nuestros legisladores (y, por lo tanto, para nosotros) un lunes; la diferencia entre ser un educador tradicional o progresivo (o en algún lugar intermedio) el martes; tener planes de estudio con grandes conocimientos (miércoles) y inclusivos; a basarse en pruebas (jueves); e ilustrar una postura inclusiva de alfabetización digital (pensamientos de un viernes).

Como creadora de planes de estudio que utiliza cualquier herramienta que esté a mi disposición, que van desde libros usados hasta pizarras digitales, te tomas un descanso para respirar el fin de semana, tan solo para volver a lanzarme en nuevos enfoques en la reunión del lunes y las sesiones después de clases. El plan de estudios principal no cambiará desde el comienzo del período lectivo hasta el final, pero no hay dudas de que, durante este tiempo, surgirán nuevos recursos (un video en tu fuente de redes sociales, un libro de un padre o un ensayo de un alumno que te hace reinventar la siguiente lección), por lo agregarás, editarás y harás evolucionar la planificación de lecciones. Normalmente agregándole más y más cosas, ¿no?

¿Cuáles son los desafíos asociados a las pizarras virtuales o en línea?

Entonces , ¿qué sucede si tú eres la responsable de diseñarlo y crearlo? ¿Dónde pones todas esas cosas? Como directora de departamento, líder de planes de estudios y examinadora, soy muy consciente de cómo crear un plan de estudio con mucho contenido. Exige que tengas presente todos los «porqué» (ver antes), para generar oportunidades de aprendizaje personalizadas para los chiquillos impacientes que tienes delante.

Siempre he estado dispuesta a integrar una mezcla de medios digitales en los planes de estudio, para lograr esa experiencia de «edutenimiento» total. Sin embargo, esto requiere algo que no parece muy emocionante, hasta que necesitas un lugar para todos esos videos, vínculos y contenido nuevo: ALMACENAMIENTO. Mis predecesores tenían carpetas, filas de carpetas con los colores del arco iris en estantes. Luego vinieron los disquetes, CD, carpetas en la computadora, discos duros externos, memorias USB, pero ahora tenemos el almacenamiento en línea del futuro o «almacenamiento en la nube». Es más, estos conceptos dispares se han fusionado en herramientas que han ganado popularidad: pizarras digitales.

Por suerte, a diferencia de hace 15 años, cuando comencé a utilizar suites de Mac con mis alumnos, el almacenamiento en la nube ofrece profesores a los docentes un espacio aparentemente ilimitado para los contenidos curriculares. Esto permite descargar y cargar contenido a gusto, además de compartir en una variedad de plataformas y dispositivos. Los gigantes tecnológicos ahora están en esto también; Apple Education recientemente actualizó los inicios de sesión de los estudiantes en línea de 5G a 200G, la implementación de la aplicación Classroom en todas las Mac (no solo iPad) y el próximo lanzamiento de la aplicación basada en la nube Schoolwork, para que los docentes aprovechen las aplicaciones de Apple y comprueben/asignen tareas hechas dentro de aplicaciones, y se puede comprobar el avance. Aquí hay un video con la demostración de Apple. Esto va en contra de las herramientas de aprendizaje de Microsoft Education (que me encantan) y Office 365, y G-Suite de Google Education que usan muchos educadores.

Pero ¿cuál es el siguiente paso evolutivo? Para mí son los dispositivos del aula, como las pizarras interactivas, las que integran el almacenamiento en la nube y la fácil creación de contenido, y eso significa volver a la mesa de dibujo, casi literalmente. Para mí, hay un dispositivo de clase que se destaca de los demás. Casi lo había descartado como dinosaurio del aula frente a la evolución de los dispositivos portátiles brillantes, pero ahora ha evolucionado para abarcar los que lo rodean: pizarra en línea.

¿Qué prácticas pueden maximizar el éxito al utilizar pizarras en línea o virtuales?

Un ejemplo de una pizarra en línea es «myViewBoard y ViewBoard». Con la función táctil simultánea de varios usuarios y la capacidad de usar los dedos para escribir, estamos en un nivel muy superior a las primeras pantallas interactivas que usé. Sin embargo, es la plataforma de creación e intercambio de contenidos en la pizarra en línea lo que realmente ilustra lo mucho que puede hacer por uno. El trabajo que haces en la pizarra se puede compartir inmediatamente con usuarios de iOS, Android, Windows, Mac, Chrome. Se puede ver en este video. Esto significa que los alumnos puedan acceder a los recursos desde una variedad de dispositivos digitales, por ejemplo cuando utilizan sus propios dispositivos personales.

Además de ser capaces de combinar herramientas de escritura, dibujo y multimedia, incluso puedes arrastrar Imágenes de Google y videos de YouTube a la pizarra, y capturar o grabar imágenes de pantalla y anotaciones para usarlas luego. Incluso se pueden incorporar paneles de integración existentes, como Google Drive, OneDrive y Dropbox, como parte de las soluciones flexibles de almacenamiento de datos y en la nube.

En el mundo del RGPD, myViewBoard (agradable) ofrece una plataforma segura con tecnología de Amazon Web Services para permitir la comunicación grupal donde sea, siempre. Y después de cerrar sesión, hay un proveedor predeterminado de almacenamiento en la nube que guarda lo que quieres y elimina (sin rastro) lo que no. Misión completa. Medalla de oro.

Por lo tanto, si su almacenamiento de planes de estudio digitales está tan desorganizado y apretujado como lo solían estar los armarios de mi aula, es hora de escapar del pasado y hacer evolucionar el lugar donde reside su contenido. Nunca se sabe, podría actualizarlo a una nube que le depare algo bueno.