Fábricas inteligentes e industria 4.0: la próxima frontera de la industria

Fabricas inteligentes hacen uso de la ultima tecnología para optimizar producción. Mediante las tecnologías como el Internet of Things, AI, y otras formas de automatización digital. Una fabrica puede producir dispositivos conectados para mejorar eficiencia, calidad y sostenabilidad. No vas a querer perderte como Adidas ha actualizado sus operaciones con una fabrica inteligente de tecnología. 

Continua leyendo para saber mas acerca de las fabricas inteligentes y sus aplicaciones.

¿Ha oído hablar de las fábricas inteligentes y la industria 4.0?

Todos hemos oído hablar sobre la revolución industrial. Chimeneas, mecanización y energía de vapor… todos tenemos una imagen en nuestras cabezas de un siglo XIX en un estado de constante cambio.

Sin embargo, ese no es el final de la historia. Con la llegada de la producción en masa, la electricidad, las computadoras y la automatización, la industria en su conjunto ha experimentado varias revoluciones hasta el momento. Una pista: la fábrica inteligente y la industria 4.0.

En los últimos años, hemos vuelto a ingresar en un nuevo ámbito de industrialización. Apodado “industria 4.0”, este impacto al sistema colectivo involucra la “Internet de las cosas”, los sistemas ciberfísicos y la informática cognitiva o en la nube. En términos simples, la industria 4.0 se refiere a la forma en que nuestros dispositivos se comunican entre sí y son capaces de aprender con el tiempo, aumentando de esta manera la eficiencia y la descentralización. En la práctica, estos avances se manifiestan más claramente en lo que se conoce como fábrica inteligente.

¿Qué es una fábrica inteligente?

Las fábricas inteligentes son aquellas que ponen énfasis en la optimización y adaptación de carácter complejo. A través de la interconexión que posibilita la Internet de las cosas y otros sistemas cibefísicos, y con la eficiencia en mente, las fábricas inteligentes pueden integrarse con el resto de la cadena de suministro, lo que permite, de esta manera, alterar y mejorar el proceso en tiempo real.

En la práctica, el mayor activo de una fábrica inteligente es su integración con la inteligencia artificial (IA). El hecho de que algo esté automatizado no significa que tenga la capacidad de tomar decisiones complejas, sobre todo aquellas que pueden alterar radicalmente un negocio y sus procesos.

Con la IA, no solo se posibilitan dichas facultades para tomar decisiones, sino que además se experimentará una autocorrección y una mejora constantes. Puede que suene un poco como la Skynet de Terminator, pero en realidad, no hay que temerles a las fábricas inteligentes. Por el contrario, sus características, beneficios e impacto general deberían persuadir a todos a implementarla.

Fábricas inteligentes e industria 4.0

¿Cuáles son las características de una fábrica inteligente?

La implementación de procesos relacionados con la fábrica inteligente ha revolucionado la industria manufacturera. De hecho, muchos fabricantes tradicionales y líderes de la industria han visto a la industria 4.0, las fábricas inteligentes, y sus características inherentes como la solución a varios problemas endémicos de su línea de trabajo. Por ejemplo, la descentralización, la optimización y la transparencia todas desempeñan funciones necesarias.

Descentralización

La descentralización, en cualquier contexto, depende en gran medida de la fiabilidad en todos los niveles, a fin de confiar en que la eficiencia y la toma de decisiones general se mantienen sin supervisión del personal directivo. Lo mismo sucede con las fábricas inteligentes, ya que requieren poca interferencia manual y son capaces de optimizar y ajustar sus procesos a través de la mera automatización.

Transparencia

En el caso de las fábricas inteligentes, la transparencia se refiere a la disponibilidad de datos relevantes a lo largo de toda la cadena de suministro. Con información fácilmente accesible para todos, tanto los procesos automatizados como la gestión humana podrán tomar nota de las tendencias, adoptar decisiones más precisas o detectar errores antes de que surjan.

Optimización

Las fábricas inteligentes, con la optimización adecuada, aprovechan su automatización descentralizada y transparente para volverse más flexibles y dinámicas. De este modo, la fábrica inteligente no solo podrá adaptarse con facilidad, sino que también podrá tomar medidas contra las anomalías antes de que se conviertan en una amenaza para la infraestructura en general.

¿Cuáles son los beneficios de una fábrica inteligente?

Por su propia naturaleza, las fábricas inteligentes dan lugar a un proceso de producción optimizado, descentralizado y transparente tanto para la propia fábrica como para la cadena de suministro en general. Sin embargo, muchas empresas se enfocan en los beneficios tangibles, más allá de las características más amplias. Con ese propósito, los beneficios de una fábrica inteligente abarcan una eficiencia, una calidad y una sostenibilidad de la producción mayores.

La eficiencia

La autoadaptación y su efecto sobre la eficiencia es el mayor beneficio de la fábrica inteligente. Una fábrica inteligente eficiente, cuando está en pleno funcionamiento, tendrá acceso continuo a un flujo de datos en constante cambio. De este modo, una fábrica inteligente siempre analizará y se autocorregirá para que el proceso de producción y su resultado sean lo más eficientes posible.

Calidad

Gracias a la capacidad de la fábrica inteligente de detectar y resolver problemas de producción antes de que puedan convertirse en interrupciones, su producción nunca llega a verse afectada. Por lo tanto, la calidad del producto final de cualquier fábrica inteligente será superior a la de cualquiera de los productos fabricados por medios no automatizados, que a veces generan productos defectuosos.

Producción Sostenible

Dentro de las fábricas y espacios de manufactura tradicionales, se sabe que en ocasiones se han producido interrupciones, ya sea debido a factores laborales, ambientales o accidentales. Los procesos de adaptabilidad y autocorrección que acompañan a las fábricas inteligentes eliminan la posibilidad de que se produzcan errores humanos. Por lo tanto, la automatización puede dar lugar a una mayor seguridad y garantizar la sostenibilidad de la producción.

Fábricas inteligentes e industria 4.0

¿Cuál es el impacto de una fábrica inteligente?

Las fábricas inteligentes no existen simplemente en el vacío. Si bien sus características y beneficios han alterado los procesos de producción de las fábricas de todo el mundo, su impacto es mucho más amplio. ¿Qué efecto tiene esta nueva revolución industrial sobre la fuerza laboral, la cadena de suministro y la seguridad? ¡La respuesta puede llegar a sorprenderlo!

Alteración de la Fuerza Laboral

Los procesos de una industria no pueden experimentar tal revolución sin afectar al trabajador de alguna manera. Al igual que en las revoluciones industriales anteriores, el papel de la fuerza laboral humana ha cambiado. En términos generales, los trabajadores dejarán de realizar trabajo físico para dedicarse al soporte tecnológico, por lo que necesitarán una serie de habilidades más técnicas.

Adaptación de la cadena de suministro

A lo largo de toda la cadena de suministro, desde la fabricación hasta el control de calidad y la gestión de depósitos, el surgimiento de las fábricas inteligentes han forzado la adaptación en todos los niveles. Dado que los procesos de automatización y autocorrección de una fábrica inteligente funcionan en todo momento, el resto de la cadena de suministro necesita mantener, a su vez, el mismo nivel de flexibilidad.

Cuestiones de seguridad

En nuestra era digital, la información se ha vuelto más accesible que nunca, pero a costa de la seguridad. La protección de datos se ha convertido con rapidez en una industria totalmente desarrollada, ya que muchas entidades buscan proteger la información. Las fábricas inteligentes no están intrínsecamente exentas de este problema, pero han inspirado a muchas empresas a priorizar la búsqueda de una solución.

Tecnología de la fábrica inteligente: aplicación en la vida real

Para el individuo promedio, es probable que las fábricas sigan evocando imágenes de las líneas de montaje del siglo XX y de las condiciones de trabajo del siglo XIX. Sin embargo, tal como se mencionó, las fábricas inteligentes que han surgido en el siglo XXI distan mucho de los estereotipos de antaño.

Adidas, como ejemplo de una empresa antigua que ha adoptado el potencial comercial de la modernización, ha utilizado la Internet de las cosas, junto con sus fábricas inteligentes (denominadas fábricas rápidas), para optimizar sus procesos de gestión de la cadena de suministro. De este modo, Adidas ha logrado reducir el tiempo necesario para el diseño de calzado en un 66 % y la producción en un margen igualmente impresionante.

Con estos números extraordinarios, Adidas se ha asegurado de que sus artículos populares no tengan que desaparecer necesariamente de los estantes de las tiendas. Sin embargo, la variable que aún no se ha probado es la de expansión y escalabilidad. Por ejemplo, a medida que aumenta la demanda, ¿podrá el resto de la cadena de suministro, incluida la entrega, escalar de manera proporcional? Dado que el concepto de fábricas inteligentes y su tecnología inherente es tan nuevo, el tiempo seguramente lo dirá.