La Guía Completa a SCALE-UP en la Educación

La enseñanza invertida a escala es un estilo de enseñanza que se enfoca menos en el maestro y hace que el estudiante sea el centro de su metodología. Basado en la discusión y en el pensamiento critico, los estudiantes trabajan en grupo para reforzar actividades de una manera menos típica. El modelo tiene ciertos beneficios para los estudiantes. 

Lee como implementar la metodología de aula invertida a escala. 

Colaborativo, práctico y centrado en la informática. Así se describe SCALE-UP en pocas palabras.

Desde su primera integración en un aula en la década de los 80 hasta hoy, más del 98 % de las escuelas en los Estados Unidos ahora tienen computadoras propias. Además, si bien la proporción entre alumnos y computadoras alguna vez fue bastante baja, el promedio nacional ha aumentado considerablemente hasta un ideal casi dorado de 1,8:1.

Junto con esta integración viene una revisión muy necesaria de las prácticas de enseñanza tradicional. Por ejemplo, ¿qué pueden hacer los profesores para llamar la atención de sus alumnos, quienes pueden distraerse fácilmente con sus pantallas personales? Es una tendencia cultural que resulta difícil de combatir.

La respuesta es tan sencilla como este adagio común: si no puedes con ellos, úneteles. Con esto en mente, varias instituciones de nivel universitario han dado el paso audaz de investigar, codificar e implementar una estrategia integral que aborda la necesidad de colaboración asistida por computadora en el aula con la vista puesta en la interactividad y la integración de medios. Allí es donde entra SCALE-UP.

SCALE-UP, ¿qué es?

SCALE-UP, que significa entornos de aprendizaje activo centrado en el alumno mediante pedagogías invertida (Student-Centered Active Learning Environment with Upside-down Pedagogies), hace referencia a entornos de aprendizaje que adoptan la acción y la colaboración de una manera que modifica los procesos y las disposiciones del aula tradicional.

Con énfasis en el método socrático, las aulas de SCALE-UP fomentan el trabajo grupal que se centra en objetivos duales que son tangibles y ponderables. Referidos a observaciones prácticas y problemas interesantes, respectivamente, estos objetivos determinan la naturaleza y el diseño de aulas de SCALE-UP de una manera directa y concreta. Como consecuencia, las disertaciones se descartan a favor de debates entre toda la clase, y las filas de asientos hacia el frente se abandonan por grupos de asientos que hacen que la sala se asemeje a un restaurante mucho más que un ambiente educativo tradicional.

Los principios de SCALE-UP

Como consecuencia de la investigación académica, el ensayo y el error, SCALE-UP es mucho más que una disposición modificada de los asientos y una planificación de clases basada en debates. Más en concreto, los procesos de SCALE-UP se definen estrechamente por sus principios subyacentes, cuyos detalles se desarrollarán en adelante.

La Guía Completa a SCALE-UP en la Educación

Colaboración e Interactividad

En un aula de SCALE-UP, las aburridas disertaciones del docente a los alumnos son cosa del pasado. De hecho, el papel del docente se convierte en algo más cercano al de un moderador de la clase que un profesor tradicional.

Más explícitamente, el aula de SCALE-UP pone énfasis en los debates en clase y en el aprendizaje basado en investigación. Así, la colaboración se convierte en la esencia del juego. Este es especialmente así cuando tanto fuera como dentro de las aulas gran parte de la interacción se realiza de manera digital.

La interactividad digital, en especial la facilitada a través de plataformas de colaboración basadas en la nube, asegura que los principios de SCALE-UP trasciendan los límites del horario escolar.

Fragmentación del Contenido

Imagine la asignación de un proyecto enorme. Todo el mundo ha experimentado esa sensación momentánea donde la perspectiva de terminar es desalentadora, y es posible que, como consecuencia, se vea afectado el desempeño.

En el contexto de SCALE-UP, como en cualquier proyecto grande, el acto de dividir las cosas en pedazos más pequeños, más manejables, hace que la lista de tareas pendientes sea un poco más manejable. Conocido como fragmentación del contenido, los profesionales de SCALE-UP han visto que pequeños segmentos educativos provocan una mayor educación de los alumnos y un aprendizaje que valora la profundidad, en lugar de la amplitud.

Si bien esto se puede aplicar a cualquier proyecto, la fragmentación del contenido también puede encontrarse en miniconferencias, en las duraciones de las actividades, en los tiempos de lectura y en los períodos de debate en clase, por nombrar algunos casos.

Aprendizaje invertido

Durante la mayor parte de la historia educativa, el modelo estándar de las lecciones era simple: escuchar una conferencia, tomar notas, hacer la tarea y estudiar. En un paso audaz, SCALE-UP se deshizo de esta manera agotada de hacer las cosas y dio vuelta la carga.

En este aspecto de SCALE-UP, conocido como aprendizaje invertido, se espera que la parte de dictado del contenido sea externa al salón de clases, mientras que el estudio, y las actividades y los debates basados en aplicaciones se llevan a cabo en el aula, y abarcan la mayor parte del tiempo de clase. Aprendizaje invertido, sin dudas.

Alumnocentrismo

Más que nada, SCALE-UP se define por su enfoque centrado en el alumno. Las lecciones, los trabajos y las redacciones en grupo no son simplemente regímenes invariables, cortados con molde que los profesores pueden repetir semestre tras semestre.

Si bien ese tipo de clase sin duda puede encontrarse en otros entornos, sencillamente son incompatibles con SCALE-UP. Al diseñar una lección y dividir los grupos, los docentes tendrán muy en cuenta el historial educativo de cada estudiante, sus orígenes y su demografía.

Por tanto, SCALE-UP se adapta a las necesidades de cada clase y cada alumno. Si en una clase se necesita una lección adicional para comprender un concepto, o si una clase necesita avanzar a un ritmo más rápido, es posible aprovechar de inmediato la flexibilidad inherente de SCALE-UP.

Los componentes de SCALE-UP

Si bien los principios de SCALE-UP hablan de las ideas detrás de su marco teórico, no influyen demasiado en la construcción práctica de SCALE-UP. Por eso, los componentes reales detrás de SCALE-UP son de primordial importancia, cuyos detalles se abordarán a continuación.

La Guía Completa a SCALE-UP en la Educación

Formación de Grupos

La colaboración y el aprendizaje grupal son características distintivas de cualquier aula de SCALE-UP que exista. Para establecer correctamente una implementación funcional de SCALE-UP, es fundamental una formación eficaz de los grupos.

Para ser claros, no se reduce a agrupar alumnos al azar, sino que más bien es una confluencia de alumnos elegidos a propósito con roles claramente definidos. En ese sentido, los grupos de SCALE-UP, cuya existencia está destinada a ser temporal, deben estar formados por igual número de alumnos con diferentes niveles de habilidad.

Cuando se forman equipos, se dividen y se reubican, la asignación de reglas es de suma importancia. El docente puede asignar estos roles él mismo, o los alumnos pueden decidir internamente. Entre los roles frecuentes se encuentran el que escribe, el que pregunta, el que organiza y el que resume.

Diseño Adecuado de las Actividades

Además de la fragmentación del contenido, que hace referencia al esparcimiento de minidisertaciones con actividades y otras formas de aprendizaje en el aula, quienes quieran diseñar una actividad coherente con SCALE-UP deben tener en cuenta sus principios pertinentes, en particular dentro del contexto de aprendizaje basado en la investigación: tangibles, ponderables y visibles.

En orden, estos aspectos hacen referencia a observaciones prácticas, problemas interesantes e imágenes fáciles de enseñar, respectivamente. En el caso de los visibles, más allá de imágenes simples, pueden hacer referencia a simulaciones, demostraciones y otros elementos visuales que puedan explorarse. Cuando se realiza correctamente, una actividad grupal apropiada de SCALE-UP utiliza los tres principios en igual medida: juegos de rol, simulaciones, lluvias de ideas, etc.

Comentarios

Dado que SCALE-UP permite las consultas en clase, los alumnos se ven animados a recabar información, establecer estrategias, analizar resultados y, en definitiva, aprender de la experiencia. En el caso de esto último, se espera que los alumnos determinen por sí mismos qué funcionó y qué no, y reciben comentarios del resto de la clase.

Los comentarios en directo, tanto del docente como de los compañeros, es esencial para la aplicación efectiva de SCALE-UP. Los alumnos no solo mejorarán los resultados con cada ronda sucesiva de comentarios, sino que también mejorarán los logros de SCALE-UP en su conjunto.

Asistencia

Al ser fundamental para las aulas de SCALE-UP de todas partes, se desecha el paradigma estándar unidireccional del docente hacia los alumnos a favor de una estructura que es un poco más dinámica. Con énfasis en la profundidad sobre la amplitud, se espera que los docentes fomenten el aprendizaje basado en preguntas y debates, en contraposición a cubrir la mayor cantidad posible de material lo antes posible.

Para ello, SCALE-UP promueve un ambiente de aula solidario, que aquí posee más de un significado, más allá de la mencionada prerrogativa de enseñanza centrada en la investigación. El primero consiste en una estructura de aprendizaje solidario, donde los conceptos, las actividades y la comprensión en general se construyen unos encima de los otros, al igual que los andamios que se pueden ver junto a un edificio.

Además, el apoyo en SCALE-UP también se refiere a la relación entre los alumnos, que se hace más prominente debido a la importancia que SCALE-UP pone en los grupos de estudiantes. Allí, se espera que los alumnos dentro del mismo grupo se apoyen mutuamente, no solo para completar el trabajo de clase, sino también para enseñarse unos a otros cuando surge una confusión.

Evaluación Eficaz

Por mucho que los estudiantes las detesten, las evaluaciones son una parte esencial del proceso educativo. Ayuda a los docentes a entender si su estilo de enseñanza, las actividades y los conceptos se conectan de manera satisfactoria con los alumnos.

Sin embargo, evaluar por el simple hecho de evaluar es un esfuerzo inútil. Para que las evaluaciones de rendimiento brinden información realmente útil, deben generarse a partir de la base de una planificación y un pensamiento adecuados. Esta es una faceta de SCALE-UP que podría arrojar beneficios universales.

Desde el principio, la enseñanza que participe de las prácticas de SCALE-UP debe concebir el plan de estudios de forma inversa. Eso significa que los resultados educativos del curso y, por lo tanto, el contenido de la evaluación final, deben decidirse desde un comienzo. En un contexto de acciones concretas, todas las actividades, las experiencias de aula y los resultados previstos deben estar alineados con el contenido de la evaluación, con el fin de medir y valorar los resultados adecuadamente.

¿En qué difiere SCALE-UP de las aulas tradicionales?

Si no era ya evidente, las aulas de SCALE-UP difieren ampliamente de sus contrapartes tradicionales. El enfoque de SCALE-UP hacia la participación de los estudiantes, la preparación de los maestros y las relaciones entre el docente y los alumnos son ejemplos destacados de ello.

La Guía Completa a SCALE-UP en la Educación

Participación activa frente a pasiva

En un aula tradicional, donde tomar notas y dar pruebas son las dos grandes responsabilidades del estudiante, no se alienta ampliamente la participación activa. Puesto que los estudiantes participan de manera pasiva, sus funciones pueden resumirse en oyente, escriba y observador general.

En aulas de SCALE-UP, por otra parte, el trabajo grupal y los debates inherentes actúan como catalizador para que los alumnos tradicionalmente pasivos participen de manera activa. Por lo tanto, el papel de un alumno activamente comprometido en un entorno de SCALE-UP es el de solucionador de problemas activo, colaborador y ponente.

Nivel de preparación

Si bien el nivel de preparación suele quedar determinado por la clase, el docente y el tema en concreto, es evidente que el nivel de preparación necesario en un aula de SCALE-UP es significativamente mayor que el de un aula tradicional. Esto se debe principalmente al rigor de un entorno basado en el debate. Es mucho más fácil pasar las clases sin preparación cuando tradicionalmente lo único necesario era tomar notas, en contraposición con las mayores expectativas de SCALE-UP.

Relación con los compañeros

En las aulas de SCALE-UP, los compañeros ya no son solo las personas sin nombre que se sientan a su alrededor, como sucede con las aulas tradicionales. Por otro lado, en el caso de SCALE-UP, los compañeros de clase y su relación con ellos es esencial para el éxito educativo y el éxito personal. Esto es así no solo en el contexto del trabajo grupal, sino también para la asistencia, las responsabilidades y las fuentes de información y liderazgo.

Por ejemplo, en las aulas tradicionales, se fomenta que los compañeros de clase compitan entre sí por un número limitado de calificaciones altas, particularmente si hay una curva presente. En SCALE-UP, la relación es un 100 % colaborativa. Lo mismo sucede con las responsabilidades, que se establecen en el contexto de un entorno grupal y, por lo tanto, afectan a la voluntad de faltar o llegar tarde. Esto también es válido para las fuentes de información y el liderazgo, ya que las aulas de SCALE-UP difuminan el punto focal centrado en el docente y animan a los alumnos a depender unos de otros en igual medida.

SCALE-UP en la Práctica

Aunque SCALE-UP se ha aplicado en 500 entornos educativos alrededor del mundo, se originó en la Universidad Estatal de Carolina del Norte en 2006 como modelo educativo experimental para las clases de física, donde se desdibujaban las líneas entre disertaciones y laboratorios. Al finalizar el estudio inicial, los investigadores descubrieron que SCALE-UP arrojó los siguientes beneficios:

  • Calificaciones más altas
  • Mayor asistencia
  • Mejor actitud y compromiso de los alumnos
  • Mejora de las habilidades de resolución de problemas
  • Mayor comprensión general 

Desde entonces, y con la posibilidad de obtener estos beneficios, SCALE-UP obviamente ha crecido y evolucionado más allá de su visión original limitada. Ahora se ha aplicado en una variedad de disciplinas, particularmente con miras a la integración de la tecnología significativa y eficaz en el aula. Como resultado, las ofertas tecnológicas educativas han evolucionado para satisfacer la creciente demanda de aulas e instituciones de todo el mundo.

Como parte de esta tendencia, ViewSonic ha demostrado estar más que a la altura del desafío. Con sus líneas de productos ViewBoardViewBoard S y myViewBoard, la moderación de los debates en clase y la colaboración grupal, tanto en persona como en línea, nunca había sido tan fácil. Para aquellas aulas que buscan adoptar las pedagogías dinámicas modernas asociadas a SCALE-UP, sin dudas que vale la pena prestar atención a estos productos.