Se agregó con éxito su producto al carrito.

Caso práctico

Los Displays ViewSonic® ViewBoard® Abren un Mundo de Aprendizaje Colaborativo para una Pequeña Escuela Primaria

Compañía

Ubicada en Dewitt, NY, Syracuse Hebrew Day School (SHDS) es una escuela primaria independiente y religiosa a la que asisten familias judías y no judías del centro del estado de Nueva York.SHDS se dedica a educar al niño de manera integral — mente, cuerpo y alma — y ofrece una comunidad de aprendizaje alegre y cálida.Prepara a los alumnos para el logro académico a través de la educación individualizada, centrada en el niño, haciendo hincapié en el aprendizaje empírico; los alumnos aprenden a leer, escribir, comprender y hablar en inglés y en hebreo todos los días.

Descripción general

Problema:

  • Mejorar la tecnología de pantallas de las aulas
  • Preparar a los alumnos para el uso futuro de tecnología
  • Brindar a los alumnos los beneficios del aprendizaje colaborativo

Solución:

  • Pantalla interactiva 4K de 75” ViewSonic ViewBoard IFP7550
  • Paquete IFP7550-E2 con pantalla, carro móvil y adaptador de CA inalámbrico

Resultado:

  • El desarrollo de producto de ViewSonic y la interfaz intuitiva permitió que los docentes aprendieran a usar el nuevo recurso con rapidez
  • Los docentes ahora integran el aprendizaje colaborativo en sus clases diarias
  • Las pantallas ViewBoard facilitaron la colaboración continua, el aprendizaje y la conexión durante la pandemia

Los displays ViewSonic ViewBoard aumentaron las capacidades de los docentes, en cuanto a qué hacen en las aulas y a cómo se adaptan al aprendizaje y a la enseñanza remotos a través de la tecnología.Estas pantallas no solo son útiles, sino que son muy valiosas.

— Laura Lavine, Directora de Syracuse Hebrew Day School

Problema

Luego de convertirse en la directora de Syracuse Hebrew Day School, una de las prioridades de Laura Lavine fue mejorar la tecnología de las aulas.Como ex supervisora de escuelas, reconocía que sus alumnos de la SHDS estaban perdiéndose los beneficios de la tecnología interactiva y colaborativa.

Quería que mis alumnos sean tan adeptos a usar estos dispositivos como cualquier otro alumno, para que, cuando se graduaran y pasaran a séptimo grado, no tuvieran que enfrentarse a una difícil curva de aprendizaje”, señala Lavine.También merecían los beneficios educativos que implica usar la tecnología durante su educación primaria e intermedia

Además, Lavine quería prepararse para una posible situación de aprendizaje remoto, debido a días de grandes nevadas o a ausencias prolongadas de los alumnos (una movida profética teniendo en cuenta que meses después surgiría la pandemia).

En esa época, en las aulas, se usaba una mezcla de herramientas antiguas. Lo habitual para mostrar contenido al frente de la clase era un proyector montado en un carro y una pantalla desplegable. Los docentes compartían el material de las lecciones en la clásica pizarra blanca.

Lavine conocía las pizarras interactivas que usaban proyector de sus días de supervisora de escuelas públicas y comenzó a considerar este tipo de solución para la SHDS, al mismo tiempo que evaluaba dispositivos informáticos 1:1, tomaba las medidas para convertirse en una escuela Google y comenzaba el desarrollo profesional para actualizar a los docentes en el uso de recursos en línea.

Solución

En junio de 2019, cuando comenzó su investigación sobre tecnología y recursos en línea, Lavine visitó una escuela secundaria de la zona.Cuando miró las aulas, vio que los docentes y los alumnos trabajaban en pizarras interactivas que no necesitaban un proyector aparte.

“Allí fue cuando descubrí las pizarras interactivas que no necesitan un proyector”, dice Lavine. “Eran delgadas, compactas y parecían más fáciles de usar”.

Sus colegas de la escuela secundaria confirmaron su primera impresión y hablaron muy bien de sus pantallas, las pantallas interactivas de panel plano ViewSonic ViewBoard.

“Empecé a investigar los distintos productos disponibles en esta categoría”, dice Lavine. “Y decidí que no quería hacer una larga investigación, como es mi costumbre. La escuela que visité es muy grande y allí les encantan las pantallas ViewSonic ViewBoard; decidí que si eran buenas para ellos, iban a ser lo suficientemente buenas para nuestra pequeña escuela”.

Lavine compró una pantalla interactiva 4K ViewSonic ViewBoard IFP7550 de 75” a las dos semanas de haber visto por primera vez esa tecnología.Por recomendación de su representante de ventas, Nick Gugliuzza, representante de ViewSonic, compró el paquete IFP7550-E2, que incluía todo lo necesario para crear un recurso compartido fácil de usar: la pantalla, un carro móvil y un adaptador de CA inalámbrico.

Demostró ser mucho más que “suficientemente bueno” para la SHDS.

Resultado

Gracias al excelente desarrollo de producto proporcionado por Nick, dice Lavine, rápidamente, los docentes comenzaron a integrar el paquete ViewBoard en su plan de estudios y, al principio, estuvieron satisfechos con usarlo como un recurso compartido.(“Antes del COVID, podíamos hacer eso”, señala Lavine).

“Nick hizo que la capacitación fuera muy práctica y que todos entendieran rápidamente”, dice Lavine, y reconoce que ella misma estaba un poco nerviosa por tener que aprender a usar la pantalla. “Una maestra me dijo: ‘Laura, es com un iPad grande’, así que me dije que podía hacerlo y, al final, resultó ser sencillo. Nuestros docentes aprendieron a usarla con mucha rapidez”.

Sin embargo, pronto los docentes comenzaron a pedir tener una propia, por lo que Lavine compró cuatro más para equipar otras aulas —incluidas todas las aulas de educación general— con una pantalla interactiva ViewSonic ViewBoard.

“Me dijeron que había muchas más cosas que podían hacer si tenían una pantalla todo el tiempo en sus aulas”, dice Lavine. “Por suerte, recibimos un subsidio de un banco de la zona, que nos permitió comprar más”.

Junto con el excelente servicio de atención al cliente, Lavine dijo que las pantallas no decepcionaron.

"La calidad de la imagen en pantalla es sumamente alta, el sonido es muy bueno y la interfaz de usuario es muy intuitiva”, dice."La mitad de nuestro cuerpo docente tiene más de 60 años; sin embargo, todos las usan.Todo lo relacionado con estos displays es maravilloso.Son fáciles de usar y no ha habido ninguna falla.Nos encantan."

Cuando las escuelas de todo el país comenzaron a cerrar para frenar la propagación del COVID-19 en marzo de 2020, Lavine dijo que había sido la primera de su condado en anunciar el cierre de una escuela.

"Estaba confiada en hacerlo porque sabía que podíamos manejar la enseñanza remota, gracias a la tecnología y a la capacitación en la que habíamos invertido”, dijo."Cerramos la escuela el viernes 13 de marzo y el lunes 16 de marzo ya estábamos trabajando completamente en línea, y lo hicimos durante los siguientes tres meses y medio".

Cuando empezó el siguiente año lectivo, Lavine abrió las puertas de la SHDS sabiendo que tenía todo implementado para que todos estuvieran seguros: clases pequeñas, mascarillas, distancia social dentro de las aulas y cabinas de acrílico transparente de 1,80 m alrededor de cada pupitre.

Cuando se trata de enseñar de manera efectiva en estas circunstancias”, dice, “los displays ViewSonic ViewBoard fueron de gran utilidad. Creo que no exagero al decir que salvaron nuestras jornadas escolares

En muchos sentidos, los docentes usaron los displays ViewBoard exactamente como lo habían hecho los primeros siete meses en la escuela: trabajaban en forma colaborativa con los alumnos, quienes usaban aplicaciones como Go Noodle, Brain Pop, Kahoot, Padlet y muchas más.Bajo estas nuevas condiciones, los displays grande con imágenes claras y nítidas hizo posible que cada alumno pudiera ver y escuchar las clases con claridad, señala Lavine.Los alumnos más grandes, con los que se podía contar para que se cuidaran y usaran el desinfectante de manos de manera correcta, continuaron levantándose y trabajando en las pizarras.

Lo que hizo la gran diferencia durante la pandemia, dice Lavine, es la capacidad de conectarse con aquellos que solían venir al establecimiento —lectores y autores invitados, etc.—, junto con la posibilidad de conectarse con el mundo en general.

Una vez por semana, la solista del coro de una sinagoga de la zona venía a la escuela a enseñar música judía.Ahora, ella se conecta a través de Zoom para que los alumnos tengan la misma media hora de música cada semana, a través de la pantalla ViewBoard”, menciona Lavine.“Lo mismo pasa con la narradora que viene mensualmente al jardín de infantes.Estos displays nos permiten mantenernos conectados, nos abrieron una puerta al mundo más de lo que habríamos imaginado que era posible durante esta pandemia”.

Otro resultado valioso de tener los displays ViewSonic ViewBoard en cada aula durante estos tiempos de COVID es la capacidad de mantener vivas las tradiciones de la escuela.Una de esas tradiciones es la reunión de la mañana que, en épocas normales, congrega a los alumnos de todas las edades en una sala para que se conozcan y compartan lecciones de la Torá.Es una tradición con innumerables beneficios para los alumnos, entre ellos, el desarrollo de habilidades de liderazgo y de hablar en público.Los displays ViewSonic ViewBoard permitieron una continuación prácticamente ininterrumpida de esta tradición.

"Cada clase enciende su display y todos se reúnen virtualmente”, dice Lavine."Los alumnos de sexto grado siguen organizando la reunión y obtienen experiencia en liderazgo.Aunque las aulas estén a 6 metros unas de otras, los displays ViewBoard son las que nos reúnen como comunidad”.

La enseñanza del día a día continúa dentro de cada aula, reforzada por el uso combinado de las pantallas interactivas ViewSonic ViewBoard y los dispositivos de cada alumno.

“La creatividad de un docente es lo único que limita el uso de las pantallas ViewBoard”, menciona Lavine. “Y todos nuestros docentes están disfrutando al encontrar distintas formas de usar sus pantallas ViewBoard para enseñar”.

Un docente de hebreo usa la aplicación Padlet para enseñar el idioma. Los alumnos de sexto grado leen el libro Wonder y luego lo ven en la pantalla del aula. Los alumnos de primer grado aprenden sustantivos y verbos con la aplicación Kahoot y responden las preguntas en la pizarra grande desde sus dispositivos individuales. Todos los docentes usan YouTube para buscar recursos que mostrarán en sus clases con ViewBoard.

“Estos docentes están entre los más colaboradores y trabajadores que conocí en cuarenta años. Estaban —y están— ansiosos por aprender a usar nuevos recursos”, dice Lavine. “Las pantallas ViewSonic ViewBoard aumentaron las capacidades de los docentes, en cuanto a qué hacen en las aulas y a cómo se adaptan al aprendizaje y a la enseñanza remotos a través de la tecnología”.

“Las pantallas ViewBoard no solo son útiles, sino que son muy valiosas”.